Av. Santa Fe 1589, 1º Piso (C1060ABB)
Ciudad de Buenos Aires, Argentina
Tel./Fax: 011.4815.1403 / 5534
info@coloproctologia.com.ar
URGENCIAS: 15.4404.3924
Staff
Especialidades
Estudios · Tratamientos
Docencia · Cursos
Urgencias
 
+ Temas
 
 
INFO PACIENTES
COBERTURAS
UBICACIÓN
BIBLIOTECA
LINKS
CONTACTO
 
A.A.D.O.
 
 
 

 


HERPES ANO-GENITAL


El Herpes ano-genital es una enfermedad de transmisión sexual causado por un virus llamado Herpes Simplex Virus (HSV). Existen dos tipos: el tipo 1 (HSV-1) y el tipo 2 (HSV-2). La mayoría de los casos del herpes labial es causada por el HSV-1 y la mayoría de los casos del herpes ano-genital es originada por el HSV-2; sin embargo, tanto el tipo 1 como el tipo 2 pueden aparecer en los genitales, ano y/o boca.
La mayoría de las personas se infecta a través de relaciones sexuales vaginales, orales o anales con una persona que libera el virus aún sin saber que tiene el virus, ya que el contagio pudo haber ocurrido años antes.
Aproximadamente uno de cada cinco adultos es portador del HSV-2, pero sólo una tercera parte de ellas lo saben. La mayoría de las no presentan signos ni síntomas de la infección o presentan síntomas mínimos; más del 75% de los pacientes no tienen síntomas.
El signo que caracteriza esta infección es la presencia de pequeñas ampollas que al romperse dejan úlceras (llagas) muy dolorosas en los genitales externos, vagina, ano y/o glúteos. Otros síntomas posibles son: picazón, ardor u hormigueo en el área ano-genital, dolor en las ingles con ganglios palpables y síntomas parecidos a la gripe. El primer episodio o brote puede durar de tres a cuatro semanas, pero los síntomas tienden a desaparecer entre los dos y los doce días. Estos síntomas pueden reaparecer una o más veces a lo largo de la vida del paciente.
Existen drogas (Aciclovir, Famciclovir) disponibles para acelerar la curación y disminuir la frecuencia de los brotes herpéticos. Las cremas o tratamientos que se venden en las farmacias sin prescripción médica no son recomendados para el herpes genital.
La manera más eficaz de prevenir el contagio del HSV o de sufrir otras enfermedades de transmisión sexual es la utilización de preservativos en todo tipo de relaciones sexuales.
Recuerde que SIEMPRE deben ser descartadas enfermedades más severas mediante un examen proctológico completo.